Infiltraciones ecoguiadas

La guía ecográfica nos permite introducir sustancias medicamentosas o no con una precisión de prácticamente el 100% en el tejido o estructura lesionada. La ventaja de la guía con imagen médica no es solo en relación con el aumento de efectividad respecto a la punción a ciegas, sino con la disminución de complicaciones asociadas a la punción accidental de estructuras no diana o por la acción del material infiltrado en dichas estructuras teóricamente sanas. Mediante esta técnica mínimamente invasiva podemos acceder a la mayoría de articulaciones o músculos del cuerpo. El material a infiltrar dependerá de la patología que se trate y de la imprescindible valoración médica del paciente. Vamos a analizar brevemente las posibilidades de infiltración.

Infiltración ecoguiada de corticoides: son los medicamentos más utilizados en las infiltraciones en el sistema músculoesquelético. Son unos excelentes antiinflamatorios y en muchas ocasiones son la mejor opción para atenuar un proceso inflamatorio / degenerativo y permitir la recuperación con otras opciones terapéuticas. Generalmente se utilizan en forma Depot, esto quiere decir que su actividad se prolonga durante más tiempo (hasta 2-3 meses). Son muy efectivos a nivel articular, sobre todo en patología degenerativa o artrósica (rodillas, caderas, hombros, facetas lumbares… entre las más frecuentes).

  • Infiltración ecoguiada de anestésico local: en ocasiones es necesario introducir anestésico local principalmente como adyuvante en otras infiltraciones o como test diagnóstico (neuralgias periféricas principalmente).
  • Infiltración ecoguiada de Bótox: entre los múltiples usos de la toxina botulínica se incluye su infiltración para impedir una contractura muscular que pueda estar provocando atrapamiento de estructuras importantes, por ejemplo el atrapamiento del nervio ciático a su paso por el músculo piramidal en la pelvis (síndrome piramidal).
  • Infiltración de PRP (ver apartado PRP ecoguiado)

Infiltración de colágeno ecoguiada

El colágeno es la proteína más abundante del cuerpo humano. Una cuarta parte de la masa total de las proteínas de nuestro cuerpo se compone de colágeno: los huesos y los tendones, las cápsulas articulares y los músculos, los ligamentos y las fascias, los dientes y las membranas serosas, la piel y la matriz extracelular.

El tratamiento mediante infiltración de colágeno mejora la constitución histológica de la estructura anatómica en la que se inyecta y es capaz de provocar los cambios necesarios para atenuar la inflamación y con ello el dolor, que en muchos casos puede llegar a desaparecer.

Constituye un buen método para intentar mejorar la sintomatología en patologías como tendinosis, fasciosis, artrosis… Se puede utilizar como alternativa a otros métodos más costosos (infiltración de PRP) o a otros métodos más agresivos (cirugía).

En nuestro centro realizamos los tratamientos infiltrativos mediante guía ecográfica o ecoguiados, con lo que se consigue mayor precisión, menos dolor y molestias durante la infiltración y menor tasa de complicaciones asociadas a la inyección.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies